eÑos locales de apoyo.

El segundo factor comÚn es el de la ubicaciÓn, clave del funcionamiento de este tipo de negocios basados en la llamada del pÚblico. Ambas actuaciones se encuentran en la periferia de la ciudad aunque claramente vinculadas a grandes vÍas de comunicaciÓn, de forma que su radio natural de acciÓn sobrepase los lÍmites estrictos del tÉrmino municipal sin necesidad de inmiscuirse en

Godfrey es compositor, intÉrprete y promotor de mÚsica para el arte contemporÁneo desde hace 30 aÑos. En 1989, fue uno de los fundadores del grupo Icebreaker del Reino Unido; en 1997, se convirtiÓ en miembro fundador del Crash Ensemble irlandÉs.

Los bomberos de Madrid ciudad tienen que hacer cada vez más con menos. Si en 2011 la plantilla tenía 823 bomberos especialistas (la categoría básica), en 2019 esa cifra había bajado a 545, según datos del sindicato Comisiones Obreras (CC OO) basados en las memorias anuales del cuerpo.

A la hora de solucionar este desfase, corría el año 46 antes de Cristo, cuando Julio César aprobó el calendario juliano, que consideraba los años bisiestos como los que eran divisibles entre cuatro. Después en el papado de Gregorio XIII, el calendario jualiano se sustituyó por el gregoriano, el cuál incluye años bisiestos cada cuatro años, en un ciclo de 400 años.

El sÁbado 21 de marzo, tambiÉn en la Caja Negra del C3A, John Godfrey ofrece un concierto Fluxus, con un programa de artistas vinculados o herederos de este movimiento artÍstico internacional. Las dos radicales propuestas se enmarcan dentro las actividades alrededor de la exposiciÓn retrospectiva que prepara el C3A de la compositora Pauline Oliveros.

En  el año 1582 d.C., el Papa Gregorio XIII, aconsejado por los astrónomos Christopher Clavius y Luigi Lilio, optó por introducir una reforma donde se ajustaban los años bisiestos de forma que los años divisibles por cien pero no por cuatrocientos dejasen de tener 366 días. Así se evitaba el desfase que se estaba produciendo al intercalar excesivos años bisiestos, ya que se suprimían tres días cada cuatro siglos.

César tomó la decisión de que el calendario en su honor (Juliano), tendría 366 días una de cada cuatro años, por lo tanto uno más que los años comunes. Esta es la manera en que se aseguraba que los meses del año seguían el ritmo de las estaciones. El día «extra» del año bisiesto pasó a intercarlarse entre los días que actualmente corresponden al 23 y 24 de febrero.

Más exactamente, la regla del calendario gregoriano, actualmente vigente, dice que un año es bisiesto es divisible entre cuatro, mejores barbacoas salvo los últimos de cada siglo (divisibles entre 100), siempre y cuando no se puedan diviir entre 400.

Obviamente, este mensaje no pasó desapercibido para nadie y algunos usuarios de esta red social han querido hacer sangre y el político ha entrado al trapo. Y es que, su pregunta fue contestada por un falso Iker Casillas que le respondió de la siguiente manera: «Voy a una barbacoa en Estremera, te vienes?».

La próxima vez que hagas esto pon al menos la fecha y la hora que en SCC se te van a enfadar, crack.

— Gabriel Rufián (@gabrielrufian) June 26, 2018

El portavoz del Ayuntamiento le echa la culpa a las restricciones para reponer plantillas de funcionarios que impuso el Gobierno central tras aquella crisis y que aún perduran. Pero aunque eso es verdad, también ha habido falta de voluntad de los últimos equipos de Gobierno del Ayuntamiento. Durante años ni siquiera se han convocado las plazas que podían ser repuestas por ley.

Gabriel Rufián siempre da que hablar y en las redes sociales aún más. El diputado de ERC en el Congreso fue uno de los protagonistas durante el España – Marruecos del pasado martes por sus opiniones futboleras en las que incluso hizo un canto al cambio en la portería tras escribir en Twitter: «Oye Casillas, tienes libre el domingo?». 

«Era esto lo que te quería decir, Cristiano:

Cuando a los doce años llegaste a Lisboa lleno de lágrimas y esperanzas dijeron que sólo eras un niño de Madeira. En menos de cinco años estabas jugando en el primer equipo del Sporting.

Cuando jugaste los primeros partidos con los ‘mayores’, ellos decían que solo eras un p*** habilidoso. Algunos meses después, fichaste por el Manchester United.

Cuando llegaste a Inglaterra, te señalaron como una promesa. En seis temporadas marcaste 118 goles.

Cuando el Real Madrid te fichó, ellos dijeron que eras solo un nombre para vender camisetas. Desde 2009 ya has marcado 422 goles en 418 partidos y ya has logrado prácticamente todos los récords que tenías en el club.

Cuando en 2008 recibiste el primer Balón de Oro, ellos dijeron que solo ganarías ese. Y ya ganaste cuatro más.

Cuando te convertiste en capitán de la selección, dijeron que eras solo un capitán sin carisma, sin espíritu de liderazgo. En 2016 fuiste el primer portugués en levantar la Eurocopa.

Ahora que no has marcado como un extraterrestre en dos o tres partidos, dicen que eres solo otro jugador al final de su carrera, casi acabado, en las últimas, en la curva descendente. No te preocupes. Cuando sonrías con un trofeo en las manos en lo alto de la Torre Eiffel o cuando marques un gol decisivo vas a tenerlos allí mirando, atentos. A aplaudir, claro. Es lo que les queda».